La Revolución será All-Ages o no será.

La Revolución será All-Ages o no será.

Este año participamos nuevamente del Dia de la Liberación del Cómic en Espacio Shazam. No conseguimos fotos y este articulin está añejo. Pero queriamos compartir la reflexión que acompañaba la publicacioncita que imprimimos para entregar gratis a este año.

El Dia de la Liberación del Cómic (version mapachosa del Free Comic Book Day) se ha transformado en una obligación personal. Nos propusimos hacerlo cada año y este no fue la excepción. Esta vez hicimos una hermosa publicacioncita donde entregabamos un capitulo de Elisa y Los Mutantes, junto a una versión libre del personaje El Viudo de nuestros amigos de Futuro Esplendor, ambas historias escritas y dibujadas por el team mapachil. Las portadas fueron hechas por El Gran Rod y quedaron de pelos.

_portada-viudolibertadcolor

Desde que empezamos con esto de repartir comics gratuitos anualmente, quisimos en medio de cada publicación, integrar una reflexión en torno a la Liberación del Cómic (sea lo que sea eso significa).
La reflexión de este año, nos parece bastante interesante y queremos compartirla con ustedes.

LA REVOLUCIÓN SERÁ ALL AGES O NO SERÁ:

“Soy un hombre sencillo con gustos complejos.”
– Calvin (Calvis & Hobbes)

A la fábrica de salchichas no le interesan los vegetarianos.
Hoy, la apuesta contracultural se abre paso rumbo viejos horizontes, derribando los extravagantes muros con que se encerró a si misma para descubrir un tierno universo donde el libre pensamiento nunca fue un pecado; Donde las ideas son suaves y simples, y crecen como hongos. Donde la inexistencia de dios ya arrasó con satán, dejando al hombre abrumado frente a la naturalidad de sus acciones. Es una buena época. Hace buen viento, acá… en el borde del apocalipsis.

Theodore Roszack usó el termino contracultura para definir y entender la revolución cultural de los años 60 y su intención de formar una nueva sociedad contraponiéndose al sistema cultural existente.

Un movimiento social completo arremete contra todo tabú impuesto por el poder y este mismo lo relega a la sección de literatura para adultos. No es algo que no hubiera pasado antes, pero aún así esa generación de pensadores y realizadores debió sortear la sutil barrera que separa a los niños del resto del mundo. Y es que el capitalismo no iba a soltar a sus hijos e hijas tan fácil. Al lado de la barrera hay una maquina que puede transformar cualquier idea revolucionaria en una película de Los Monkees y todo el que la cruce se ve obligado a pasar por ella.

Ha pasado mucho tiempo y nos vemos macdonaldizados. La televisión ha dejado a los niños de lado, sabe que produciendo poco gasta menos y que la hipnosis es bastante efectiva. Las películas suplen la falta de contenido con efectos visuales y desplantes artísticos entrenados en el arte de abrir bocas y cerrar mentes. Cualquier esfuerzo desde el underground por cruzar la barrera impuesta por el capital choca con la censura y la clasificación por contenidos. Transformando el mensaje contracultural como material “solo para adultos”.

El mayor problema en esto, es que les seguimos el juego, creando dentro de ese gueto impuesto e intentando construir un mundo nuevo desde un rincón apartado. La contracultura ha perdido su fuerza precisamente ahí, al olvidar sus principios fundamentales, la construcción.

En este escenario, una revuelta silenciosa empieza a golpear.
Vamos por tus hijos…

Hace unos días, un articulo escrito por Kate Leth para el sitio “Comic Alliance” presenta la siguiente propuesta:

El contenido LGBT (Lésbico-Gay-Bisexual-Transgenero) puede y debe ser para todas las edades.

http://comicsalliance.com/kate-or-die-leth-all-ages-lgbt-comics-cartoons/

La autora en su articulo propone una lucha cultural, tomando nuestros cómics con contenido LGBT y poniéndolos en las librerías al lado de Garfield. Acercando de esa forma, estos temas, que nunca fueron necesariamente solo para lectores maduros, al niño o niña que pueda y necesite identificarse con estas realidades marginadas.

Hoy curiosamente, los cómics para niños buscan cautivar al público adulto. Es ahí, donde se atacamos devuelta. Cautivando a los niños con historias que podrían escandalizar al opus dei, pero nunca una niña de 6 años, quien podría sorprenderse pero nunca debiera escandalizarse.
Nos hemos dado cuenta que desde nuestros cómics podemos entregar una contra respuesta a la crianza cultural del poder, atacando al problema de raíz y no solo esperando a que la adolescencia nos aviente por estos locos caminos.

De esta forma le quitamos terreno a Batman, destruimos los parámetros de belleza impuestos por Barbie, reventamos la teleserie adolescente de Hannah Montanah, extinguimos al patriarcado, derribamos los castillos construidos por la narrativa monárquica (Ni príncipes, ni princesas); construyendo, desde abajo, los gérmenes de una nueva cultura.
Rompamos con el mito tonto que nos tratan de hacer creer: Que por pensar o sentir ciertas cosas, no somos niños, que es lo mismo que decir, que no somos humanos.

Que el cómic sea libre y la libertad sea cómic.

Con amor…

mapachegif2

 ***

Mapachito del post realizado por la pulenta Nikolo Sotelo. Bastian Brauning.
Captura de pantalla 2014-11-21 a la(s) 14.40.03

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *